Varices en las piernas formas de controlar este problema

Las varices en las piernas en realidad son venas retorcidas y agrandadas. Cuando se genera una presión excesiva en las venas, por lo general cuando se está de pie y sentado por tiempo prolongado, las varices se hacen más evidentes, esto en las venas superficiales, aunque claro, también se ha descubierto que le genética juega un papel importante en este problema.

Debido a que nuestras piernas son la zona del cuerpo más lejana de nuestro corazón, se necesita de un esfuerzo extra para que a dichas zonas pueda llegar la sangre. Hay válvulas emparejadas en estas venas que buscan prevenir el reflujo de la sangre, sin embargo, debido a que las venas pierden la elasticidad y se ven dilatadas, estas válvulas comienzan a fallar. Todo esto da como resultado a sangre acumulada en las venas, causando de esa manera torceduras.

Las varices suelen verse de manera más a menudo en las mujeres, sin embargo, también pueden aparecerán en los hombres, por lo general en aquellas personas que tienen trabajos en donde se ven obligados a estar de pie por largas jornadas. Otras condiciones como el embarazo y el presentar un sobre peso solo empeoran esta afección ya que generan una tensión adicional en nuestras piernas. A menos de que estas se encuentren acompañadas de un dolor, picazón en exceso o ulceración, las varices suelen ser un problema del tipo cosmético. En muchas ocasiones se podría asociar a este problema con otra afección grave conocida como trombosis venosa profunda, en dichos casos, la intervención médica puede ser algo necesario.

Cuando se hablan de remedios caseros para controlar el problema de las varices, el objetivo principal de estos remedios será el fortalecer las paredes de nuestros vasos sanguíneos y además, se busca el mejorar la circulación sanguínea.

Varices en las piernas tratadas en casa

Varices en las piernas tratadas con un masaje suave; El agrupamiento de la sangre en nuestras venas es un problema importante que es capaz de empeorar nuestras varices. El tener paredes flojas hace que las venas se expandan y se tuerzan, generando de esa manera que el flujo sanguíneo no pueda ser el óptimo. La formación de eventuales coágulos sanguíneos producto de este problema es otro riesgo a considerar. Para mejorar este problema y como una especie de prevención, se recomienda el tener las piernas en una posición ligeramente elevada cuando se está sentado o acostado, para de esa manera, permitir que la sangre vuelva a fluir hasta nuestro corazón. Junto con lo anterior, la práctica de un masaje es una manera activa de aumentar la circulación de la sangre, aunque los masajes deben ser administrados de manera suave.

El masajear nuestras piernas con suaves trazos ascendentes es algo que se recomienda para suavizar las venas retorcidas y de esa manera, lograr acelerar el flujo de la sangre. Nunca se debe utilizar presión directamente sobre las venas abultadas. Use aceite de oliva o aceite de coco para la lubricación. También se puede agregar algunas gotas de aceites esenciales de hierbabuena o gaulteria para un efecto calmante.

Varices en las piernas controladas con una dieta; Las investigaciones son claras a la hora de indicar que un aumento en los niveles de homocisteína en nuestra sangre, es algo que puede dañar el revestimiento de los vasos sanguíneos, aumentando de esa manera el riesgo de sufrir una trombosis y varices. Se conoce que la deficiencia de vitaminas B, B6, B9 y B12, aumentan los niveles de homocisteína. Por otro lado, el consumo de alcohol también tiene un efecto similar en el cuerpo.

Todas estas vitaminas deben ser suministradas al cuerpo, por lo general, esto es algo que se hace a través de los alimentos, por ende, en nuestra dieta deben estar presentes alimentos que sean ricos en B6, folato y B12. Alimentos como el atún, salmón, pollo, pavo y huevos son necesarios.

Las patatas, semillas de girasol, aguacates, plátanos, lentejas y frijoles de Lima también son buenas fuentes veganas.

Por otro lado, el incluir alimentos antiinflamatorios en nuestra dieta tradicional nos ayudará a controlar el dolor e hinchazón. Pescados aceitosos, remolachas, tomates, nueces, jengibre, cúrcuma, ajo, cebollas, bayas y las cerezas también deben ser incluidos en nuestra dieta.

Varices en las piernas

Varices en las piernas

Varices en las piernas controlado con actividad física; Nuestro corazón bombea sangre a las arterias, sin embargo, es el retorno hasta nuestro corazón el que genera los problemas de las varices, en donde este regreso es algo que es ayudado por medio de los músculos de la pantorrilla. Con todo lo anterior, es fácil comprender porque el estilo de vida sedentario es negativo cuando se sufre de varices. Cuando se está sufriendo de esta afección, lo que se recomienda es el evitar estar de pie y estar sentando durante períodos prolongados. Lo mejor es la práctica de ejercicios de bajo impacto, tal como es el caminar, actividad que aumenta la circulación de la sangre.

Por otro lado, si se tiene un trabajo de escritorio, nos ayudara el tomar descansos frecuentes para de esa manera estirar nuestras piernas y moverse un poco. También se deben poner nuestras piernas en un taburete que se debe ubicar en una altura cómoda y se tiene que mover nuestros tobillos generando un movimiento circular de vez en cuando. Todo esto se realiza debido a que son ejercicios de estiramiento que se encargan de ayudar a mejorar la circulación de la sangre.

Si nos vemos obligados a estar de pie en la mayor parte de nuestro tiempo, entonces se recomienda el mantenerse en movimiento, en donde con frecuencia se debe ir cambiando el peso de una pierna a la otra. Otro ejercicio para tratar las varices es levantar bolsas con los pies.

La natación es un entrenamiento excelente para nuestras piernas en donde los músculos de la zona de la pantorrilla podrán bombear la sangre hasta nuestro corazón.

Leave a Reply