Tratamiento facial paso a paso en casa

Un tratamiento facial por lo general es una gran manera de mantener a nuestra piel brillante, sin embargo, este tipo de tratamiento de manera profesional puede ser muy costoso. Mientras que un tratamiento facial profesional puede tener un valor elevado, esto no quiere decir que debamos privarnos de mantener a nuestra piel hermosa y brillante, ya que por medio de ciertos tratamientos caseros siempre podemos lograr resultados muy similares a los tratamientos más costosos en ese frívolo mercado.

Tratamiento facial para todo tipo de piel

Para aclarar el tono de piel; Para el primero de los objetivos de nuestro tratamiento facial que es el aclarar, deberemos primero cortar una rebanada de papaya la cual se recomienda se encuentre madura, además de que le deberemos quitar las semillas y la pulpa. Como nota al margen, se puede guardar la pulpa que se la saque a la fruta para ser consumida con posterioridad, esto porque ayuda bastante a tener una buena digestión.

Para aclarar nuestra piel, se deberá frotar el interior de la cáscara de la papaya por todo nuestro rostro. Antes de realizar esto, se aconseja limpiar el rostro con un poco de agua fría. La aplicación del interior de la cascara de la papaya se deberá centrar especialmente en las líneas finas que se pueden generar alrededor de nuestra boca y ojos. También se puede aplicar por la zona del cuello y en nuestras manos.

Tras frotar el interior de la cascara de la papaya, se dejara que esta actué en nuestra piel por cerca de 15 a 20 minutos, para luego retirar los excesos con mucha agua tibia.

Tratamiento facial

Tratamiento facial

Este tipo de mascarilla sencilla se recomienda usar dos veces por semana. Para comprender como actúa el interior de la cascara de papaya en nuestra piel, debemos saber que cuenta con enzimas capaces de exfoliar y reparar gran parte del daño que se genera con el sol, por ende, es capaz de reducir el tamaño de manchas solares, además de que alisa la piel. Veremos resultados inmediatos tras cada aplicación de esta limpieza facial.

Para exfoliar la piel: La segunda parte de este tratamiento facial consiste en generar un exfoliante casero, para esto, combinaremos solo una cucharadita de miel, con una cucharadita de aceite de oliva. En otro recipiente, prepararemos una porción de avena regular. A la avena se le deberá agregar la mezcla que generamos con miel y aceite de oliva. El resultado de todas estas mezclas se aplicara como una especie de exfoliante, para eso se deberá frotar suavemente en círculos pequeños sobre la piel, evitando siempre que parte de la mezcla se acerque a la zona ocular. Tras aplicar estas mascarillas para el rostro, simplemente lavaremos nuestra piel con mucha agua tibia.

Este tipo de mascarilla casera se puede aplicar dos veces por semana. Hay que considerar que la avena que es el ingrediente clave de este exfoliante, es capaz de exfoliar la capa superior de la piel de manera suave, mientras que los otros ingredientes que son miel y el aceite de oliva se encargaran de hidratar la piel.

Un limpiador de la piel: El tercer paso de este tratamiento facial casero es el generar un limpiador de impurezas. Por impurezas, por lo general hablamos de células muertas y eventuales bacterias e infecciones que se pueden generar en la capa externa de la piel. Para este limpiador casero de la piel, necesitaremos una cucharada de yogurt griego, dos cucharaditas de aceite de oliva y media cucharadita de aceite de limón, ingredientes que deberán ser mezclados. Es bueno señalar que no se debe confundir lo que es el aceite de limón con el jugo que se extrae de esta fruta. El aceite de limón es básicamente un aceite esencial que es usado para masajes, por lo que puede ser encontrado en tiendas naturistas.

Retomando con nuestro tratamiento, tras mezclar todos los ingredientes, nos quedara una mezcla bastante liquida. Esta mezcla liquida deberá ser masajeado sobre nuestra piel, para luego limpiar de inmediato haciendo uso de un paño empapado con bastante agua tibia. Este tipo de limpieza en el rostro se puede hacer a diario, sin embargo, si contamos con una piel grasosa, se necesitara de otro tipo de cuidados, mismo caso si sucede con una piel seca.

Si contamos con una piel grasosa o seca, podemos usar las mascarillas de esta nota:

Mascarillas para la piel grasosa
Mascarillas caseras para la cara según el tipo de piel

Para finalizar sobre el limpiador casero que anteriormente fue señalado, este por lo general es inofensivo, pero se debe tener cuidado con que el líquido caiga en nuestros ojos, debido a que podría generar una irritación inmediata, además, de que la mezcla tiende a ser una muy pegajosa.

Leave a Reply