Mascarillas para la piel grasosa y eliminar el exceso de suciedad

Quienes cuentan con una piel grasosa son personas más propensas a desarrollar problemas como lo es el acné, puntos negros y una incomodidad constante sobre la piel producto del exceso de aceite natural que se produce principalmente en la zona del rostro. Mientras que no todo es negativo para quienes cuentan con este tipo de piel, principalmente porque quienes cuentan con una piel grasosa son menos propensos a generar arrugas prematuras, siempre es mejor tener un cuidado sobre este tipo de piel para evitar los problemas antes señalados como el acné, puntos negros e incomodidad constante.

La manera más sencilla de controlar los problemas es por medio de una serie de mascarillas caseras para la cara que se adaptan a nuestro tipo de piel.

Mascarillas para pieles grasosas simples y efectivas

Mascarilla de miel clara de huevo: Hay que considerar que las claras de huevo suelen ser utilizadas para tonificar y nivelar el color de la piel, por lo que esencialmente esto significa que son ideales cuando se tiene una piel seca. Por el lado de la avena, otro de los ingredientes de esta mascarilla, es capaz de absorber el aceite, a la vez que exfolia la piel muerta. Siempre se recomienda el exfoliar la piel muerta, debido a que esta puede obstruir nuestros poros y generar imperfecciones como lo es el acné. También se recomienda para esta mascarilla el añadir un poco de miel para de esta manera, nuestra piel se beneficie con sus propiedades vinculadas con la curación, eso sin mencionar que la miel es capaz de matar infecciones.

Mascarillas para la piel grasosa

Mascarillas para la piel grasosa

Ingredientes:
Una clara de huevo
Una cucharadita de miel
Avena molida

Lo primero que se debe hacer es batir el huevo junto con la miel, todo esto hasta que queden bien combinados y con una consistencia un poco espumosa. Posteriormente, añadiremos la avena para de esa manera generar una pasta algo tosca.

Aplicaremos la pasta en nuestra la cara, teniendo siempre precaución con no poner de esta mascarilla en nuestros ojos. Mientras se aplica, se debe masajear la pasta con nuestro rostro de manera suave. Dejaremos la mascarilla casera en nuestra piel por cerca de 10 minutos, para luego retirar con agua tibia.

Mascarilla de limón con manzana: El limón y la manzana destacan porque cuentan con ácidos naturales que exfolian sin peligros nuestra piel, además de que eliminan el exceso de aceite. Por el lado de la salvia, esta es una hierba con propiedades astringentes que pueden limpiar y cerrar los poros. También se puede probar el uso de lavanda seca o menta para generar efectos similares.

Ingredientes
Un puré de una manzana
Una cucharadita de jugo de limón
1 cucharadita de salvia seca

Lo que debemos hacer es combinar los ingredientes y aplicar esta mascarilla sobre la cara generando una capa uniforme sobre el rostro. Dejaremos actuar por cerca de 5 a 10 minutos y retiraremos con agua tibia.

Estas dos mascarillas caseras pueden ser usadas una vez por semana, para luego ir disminuyendo su uso de manera gradual, para solo aplicar cada 15 días.

Leave a Reply